Cuando una puerta se cierra ……

Buenas noches Presumidas

Vamos con un post de Inteligencia Emocional, que no se nos puede olvidar que es muy importante para llevar una vida saludable.

¿Quién no ha tenido que cerrar puertas en esta vida? ¿A quién no le ha costado acabar con esa relación, trabajo, o amistad que no le beneficia? Seguro que a tod@s nos ha pasado una situación de éstas alguna vez.

 

CUANDO UNA PUERTA SE CIERRA, OTRA SE ABRE

 

Renunciar, una palabra para la que no nos han preparado.

Cuando tomamos la decisión de cerrar una puerta, no suele ser por casqueta u orgullo, ¿verdad?  ¿Cuánto nos cuesta tomar esa decisión? Mucho, tanto que por miedo  o el famoso ” por si acaso”, solemos dejar un montón de puertas abiertas que sólo consiguen hacer corriente en nuestra vida, y nos recuerdan cada dos por tres  ( sueños no logrados, decepciones, sufrimiento, apego, lágrimas…) cerrar  puertas en un acto de valentía, es un acto de madurez, de crecer y obtener mejor calidad de vida, todas esas puertas que forman corrientes como véis nada buenas.

Cuando tomamos la decisión de cerrarla es porque ya no encaja en nuestra vida, porque sentimos que damos más de lo que recibimos, porque ya no encajan  las piezas del puzzle, ya no son sueños deseados y porque ya no vamos en la misma dirección.

Es entonces cuando toca cruzar el umbral del MIEDO para abrir otras puertas.

Cuando algo se acaba es normal pasarlo mal y por ello  tenemos que pasar por un proceso para volver a reconstruirnos y conectar con nosotros de nuevo, cerrando correctamente esa puerta y ese ciclo.

Debemos dejar de mirar atrás y mirar al frente, ilusionados y con ganas de descubrir nuevas etapas.

Debemos entender que no existe un camino “ideal”, que ninguna puerta tiene la llave definitivamente de la felicidad y que el dicho tan famoso de “ cuando una puerta se cierra se abre otra” está genial sí, pero las cosas no pasan por arte de magia si no haces nada para que ocurran.

La vida es un camino lleno de puertas, que sólo abriéndolas y cerrándolas nos darán las respuestas, las alegrías las tristezas y las oportunidades. Lo único que debemos hacer es ser receptivos y ante todo, valientes para cruzar todos esos umbrales que nos faltan por descubrir.

¿Dispuestas a cerrar esa puerta y a descubrir otras nuevas?  Yo llevo unas cuantas y espero seguir descubriendo muchas más 😉

 

Processed with MOLDIV

 

Un abrazo.

 

Kris Pérez

 

 

 

 

 

Comments are closed.

Pin It on Pinterest

Share This