El otoño y tú piel

De a poco vamos despidiéndonos del sol y del veranito… toca pasar revista a la piel, a ver como a llevado el calor estival, recomponerla y prepararla para los futuros fríos.

El verano es la estación del año en que nuestra piel sufre más y muchos de los factores de envejecimiento más activos la bombardean

 

 

  • Mayor exposición a la intemperie. Le retiramos la primera y principal barrera de protección, la ropa.
  • Deshidratación. El extra de sudoración por el calor nos deshidrata desde dentro y la presencia constante de humedad en la piel por el sudor nos refresca, pero también nos deshidrata.
  • Aire caliente y sal marina… dúo fatídico para la piel. Deshidratación y radicales libres en lotes.
  • Sol. Qué decir del sol, fuente de vida… sí, y de radicales libres, causantes del envejecimiento celular y de su aceleración. El foto-envejecimiento provocado por la incidencia de la luz solar en la piel es el mayor causante de envejecimiento, incluso prematuro si no protegemos bien nuestra piel.

El verano es genial, para el relax, las vacaciones, para disfrutar al aire libre. Pero tiene un precio y si no queremos pagarlo… hay que preparar la piel antes, durante y después.

EL BRONCEADO

Toca revisión antes de nada. Si la piel está cuidada e hidratada lucirás un bronceado uniforme y bonito. No hay por qué renunciar a él. Mantenerlo con rayos UVA o autobronceadores es fácil y atrasamos un poco su desaparición.

Si por el contrario el bronceado ya presenta un color opaco o no está uniforme, es señal de que la piel necesita renovación y cambio. Una combinación de peelings e hidratación en profundidad es lo ideal antes de nada más. Eso tanto en casa como en el centro de estética es fácil y rápido.

LA PIEL

Las esteticistas solemos recomendar los tratamientos faciales con una rotación que va desde mensual a trimestral, intentando no bajar por debajo de cada 3 meses máximo. Esto tiene un por qué muy concreto. Se aconsejan mensuales, porque más o menos coincide con el ciclo de renovación de la piel. Pero si no se puede, por la razón que sea, seguir esta pauta, mínimamente hay que pasar por tratar la piel cada cambio de estación, tanto la cara como el cuerpo.

Cada estación tiene sus propias características y afecta de una forma concreta a nuestra piel. Es importante conocerlas y poner los medios necesarios para paliar de antemano los efectos negativos, utilizar la cosmética adecuada a cada piel y estación y a posterior minimizar lo que no hayamos podido parar o evitar.

EN CABINA

Cuando una piel está siendo cuidada mensualmente es mucho más fácil concretar una línea de tratamiento a seguir que se irá dibujando en función de cada momento.

Cuando los faciales son esporádicos o separados, en otoño priorizaremos siempre una buena exfoliación que nos elimine las células muertas acumuladas y los bronceados en mal estado. No os preocupéis por perder el color, sólo se pierde si está en mal estado, si la piel está hidratada y cuidada el color procede de las capas más internas de la piel y resplandecerá bonito y dorado.

Una vez renovada la piel ya podemos ajustar el tratamiento en función de la persona. Normalmente de cara a otoño tendemos a buscar rehidrataciones intensas para reponer el agua perdida en verano, las líneas termales, marinas o altamente hidratantes son una buena baza a jugar. Si la piel presenta un tono apagado entonces llamamos a la caballería y entran los tratamientos antioxidantes, las vitaminas, sobre todo la Vit C, el Q10, oxigenantes, etc. Y si ya estamos ante un problema real de foto-envejecimiento… a por todas, célula madre, hialurónico, botox cosmético o programas de lifting o redefinición que aporten sostén y relleno a esa piel.

Ya veis que las opciones son muchas y muy variadas. Sólo es necesario que os dejéis asesorar. En otoño solemos lanzar campañas para aliviar la carga económica… preguntad. Si sois de las de una limpiecita al año…. ésta es la muy muy muy necesaria, la más importante.

EN CASA

Importante y mucho que el tratamiento a seguir en casa sea coherente con el del centro de estética, así optimizamos resultados.

Si sólo tratas la piel en casa, puedes guiarte por los tratamientos arriba descritos, más o menos la cosmética es la misma en cabina que en casa, lo varían algunos activos específicos de uso profesional y las concentraciones de activos en el producto. Pero os sirve de guía para buscar la cosmética para casa.

De todas las maneras no viene mal prepararse un día de belleza y regalarse una buena exfoliación e hidratación para dejar la piel libre de células muertas y preparada para los últimos coletazos del verano y los primeros fríos. Eso tanto en el centro de estética o para las más salseras en casita, a lo natural. Tenéis en post anteriores varias recetas de peelings caseros y mascarillas, o simplemente podéis comprarlos.

A CUIDARSE…

Como veis hay opciones para todos los gustos, para todas las economías y para todas las presumidas… elegid la que más os guste… y a disfrutar del cambio de estación. A ver que nos trae este otoño… cuantas cosas por descubrir!!.

Un besazo presus.

 

AnaCris

Tarjeta Regalo

¿Cansada de regalar siempre lo mismo?
¿Te gustaría regalar algo diferente y especial?

Tarjeta descuento de seguidora

¿Quieres formar parte de esta gran familia y tener tu tarjeta de Presumida?
¿Quieres beneficiarte de los descuentos por ser una Presumida?

Síguenos en

Copyright ©2018 Presumidas by Kris

Diseño web con estilo by Optimiza & 3WS