Si no cambia nada es que no aprendiste nada del covid-19

El covid.19 me enseñó.

Todo el día corriendo de aquí para allá como si no pudiéramos parar. 

Te levantas temprano y ya comienza el sprint, deja todo preparado para ir a trabajar, familia, gimnasio ... si te da tiempo, porque hay días que no tenemos tiempo de hacer nada y eso que nos pasamos el día corriendo. Cocinamos el día anterior para cuando lleguemos a casa tengamos la comida hecha o para llevarla al trabajo.

No voy al gimnasio porque no tengo tiempo, me encantaría leer pero no encuentro el momento, otro día que no llamas a tu madre, hermana o amiga porque entre cenas, los críos y recoger se te ha echado el tiempo encima. Ya si eso le llamo mañana. ¿Cuántas de vosotras no habéis pensado alguna vez? Que se pare el mundo un par de horas o un par de días.

 

 Y de repente viene un virus y nos para en seco, deseo concedido. ¿Entonces qué sucede? Pues que  nos quejamos, buscamos culpables, pataleamos y entramos en pánico. El ser humano, insatisfecho por naturaleza. ¿Vamos a estar 15 días en casa sin poder salir? ¡¡Dios mío!! como soy yo me vuelvo loca, todo el día aquí metida, se me va a caer la casa encima, me va a dar algo ... etc.

Han pasado casi 40 días y eso que nos dijeron que iban a ser 15. ¿A alguien le ha dado algo? Bueno igual a alguien sí pero seguro que la mayoría se ha adaptado, los pequeños lo han hecho y además extraordinariamente, un aplauso para ellos, aunque yo no tenía ninguna duda que lo iban a llevar mejor que los adultos. 

Yo tengo que confesar que como el resto del mundo, a lo primero me cogió por sorpresa y debido a toda la información, a la noticia y sobre todo la pena de pensar en todas esas personas que se estaban yendo solas, en el sufrimiento de esas familias y el miedo de pensar que me puede tocar, los primeros días incluso las primeras semanas llegué a tener ansiedad, miedo y un poco de agobio. 

Pero el ser humano está preparado para superar situaciones durísimas y si quitamos las muertes que por desgracia este bicho llamado covid-19 esta ocasionando, estar protegido en tu casa no es tan duro ¿verdad? Aunque algunas personas no me entenderán  e incluso pueden pensar que ya me he vuelto loca, tengo que confesar que estoy encantada con el confinamiento. 

No voy a negar que hay momentos en los que pienso en cómo están las cosas fuera y me entra el bajón, las muertes, los trabajos ... es normal, somos humanos. También pienso en que me gustaría ir a la playa y darme un paseo, ver a mi madre que aunque hable  todos los días con ella, está sola, y en un montón de cosas que pensamos todos. 

Pero ahora más que nunca nos toca vivir el presente y el momento es estar en casa. No nos sirve de nada estar pensando en ¿cuándo podremos salir? ¿Qué será de mi trabajo? Y  en pesar en todas las cosas que no podemos hacer, es el momento de utilizar nuestra inteligencia emocional, admitir la situación para afrontarla mejor y pensar en todas las cosas que ahora SÍ que podemos hacer. 

Yo decidí admitirlo y a día de hoy puedo decir que estoy disfrutándolo y estoy convencida de que no soy la única. ¿Quién nos lo iba a decir verdad? Es más, creo que ahora me angustia más la salida que el confinamiento.

Este parón me ha servido para darme cuenta, aprender y valorar muchas cosas. 

Me ha enseñado a disfrutar de mi preciosa casa y digo preciosa porque me he dado cuenta que está dotada de todas las necesidades para hacerme el confinamiento más ameno. Gracias casita porque nunca te he valorado tanto como ahora. 

Me enseñó a vivir sin prisas, sin estrés. Gracias por esos desayunos intensos, esas horas de lectura en la terraza, esos platos elaborados, esas conversaciones intensas en pareja, ese tiempo de auto-conocimiento para escuchar, conocer y sentir mente y cuerpo.

Me ha enseñado que somos vulnerables. Gracias por mostrarme que da igual lo que tengas y quién seas, en estos casos somos todos iguales. 

Me ha enseñado que no tengo nada de paciencia, pensaba que sí pero estaba enmascarada con el ir y venir de la vida. Gracias porque ahora me conozco más y estoy aprendiendo a trabajar en ello.

Me ha enseñado que a mi hijo con 14 años le encantan los vídeo-juegos, pero que si su padre o yo le proponemos un juego en familia, deja los mandos para jugar con nosotros. Gracias por enseñarme que a veces sólo necesita que le propongamos un juego en familia y no un castigo para que salga de su "cueva". 

Me ha enseñado que los cielos están más azules debido a que el ser humano en casa no contamina. Gracias por demostrarme que el ser humano unido es capaz de detener la contaminación del planeta. 

Me ha enseñado a valorar el sol y apreciar la lluvia. Gracias por esos rayos de sol en mi rostro y esos días de lluvia que observo a través de mi ventana. 

Me ha enseñado que estamos hechos por luces y sombras. Gracias por darme la oportunidad de conocer mis luces para potenciarlas y mis sombras para trabajarlas. 

Me ha ensañado que tengo vecinos estupendos. Gracias por darme la oportunidad de conocerlos.

Me ha enseñado a disfrutar de horas de conversaciones con amigos y familiares. Gracias a la tecnología por permitirme ver y estar más cerca de mis seres queridos. 

Me ha enseñado a disfrutar del momento. Gracias por este tiempo para mí porque estoy convencida que cuando  termine, recordaré y echaré en falta estos momentos de tranquilidad.

Me ha enseñado éstas y un montón de cosas más que espero que cuando esto termine no vuelva a olvidar. 

Por lo que señores y señoras, si en estos casi 40 días de confinamiento no han cambiado nada, es porque todavía no han aprendido nada.

Mucho ánimo que ya queda menos pero mientras llega os invito a disfrutar, aprender y crecer durante este confinamiento. 

 

Un abrazo. 

Kris Pérez


Tarjeta Regalo

¿Cansada de regalar siempre lo mismo?
¿Te gustaría regalar algo diferente y especial?

Tarjeta descuento de seguidora

¿Quieres formar parte de esta gran familia y tener tu tarjeta de Presumida?
¿Quieres beneficiarte de los descuentos por ser una Presumida?

La sonrisa es tu mejor cosmético

Soy Kris Pérez, creadora de Presumidas by Kris,
asesora de imagen y personal shopper.

Copyright ©2018 Presumidas by Kris

Diseño web con estilo by Optimiza & 3WS